Relación boca y cervicales

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on linkedin

Existe una gran relación boca y cervicales, el testimonio de esta paciente muestra como un tratamiento para equilibrar las funciones de la boca mejora el dolor en cervicales. El protocolo  HBTC-RFA mejoró el dolor que sufría desde hace años porque restablece las funciones de las articulaciones témporo-mandibulares o ATMs que sufría desde hacía años.

En nuestra Clínica Dental de Córdoba restablecemos las funciones correctas de los músculos, articulaciones y dientes al reposicionarlos de la manera correcta. Lo conseguimos restableciendo en equilibrio oclusal según la Rehabilitación Neuro-Oclusal (RNO), todo de manera fisiológica o natural. Porque hacemos que la naturaleza del paciente funcione de manera natural evitando el dolor que solo es manifestación de funcionamiento alterado.

Testimonio de la paciente aquejada de dolor en boca, cabeza y cervicales donde manifiesta la relación entre boca y cervicales y sus consecuencias.

Acudí a la clínica del Doctor Moreno Cabello por recomendación de la Drª. Irene Iglesias, dentista que trabaja en Segovia.

Desde enero del 2016, sentía lo que yo creía que era un dolor de muelas.

Acudí a mi dentista habitual y tras hacerme una radiografía comprobaron que no había caries y que ese dolor era debido a bruxismo, pues tenía desgaste en las piezas dentales.

Yo nunca he notado que apretara o rechinaran los dientes al dormir, aunque siempre he tenido mucha rigidez en la espalda y el cuello y últimamente también lo notaba en la mandíbula.

En mi dentista me hicieron una férula de descarga, que evitaría que las piezas siguieran desgastándose.

Pasó el año y yo seguía con ese dolor, bastante molesto cuando se presentaba. Iba desde las muelas de arriba del lado izquierdo de la cara hacia ese mismo lado de la cabeza (nervio trigémino).

Tras leer y aprender sobre cómo funciona nuestra boca a través de Irene, en las redes sociales. Le pregunté a ella qué podía hacer, porque el dolor no remitía.

Mi dentista me había dicho que había que modificar la posición de mis dientes porque mi mandíbula no encajaba al cerrar la boca. Irene me recomendó, por cercanía a Ciudad Real, acudir a la consulta de Pedro en Córdoba, al cual también descubrí a través de su página web. Llena de información muy útil sobre la boca y el dolor del trigémino.

En marzo del 2017 Pedro valoró el estado de mi boca y mi cuerpo (porque ambos están conectados), y concluyó que lo mejor en mi caso era el tratamiento RFA porque existía desequilibrio entre la posición de los dientes y el resto del cuerpo. Y comenzamos el tratamiento en mayo.  

En julio además incluyó un nuevo aparato, que va abriendo poco a poco el espacio en la mandíbula.  Porque mi boca es más pequeña de lo que debería y por eso no encajan mis muelas al cerrar.  

He de decir que al principio me costó adaptarme al RFA, que comparado con los tratamientos odontológicos de vanguardia, es un aparato grande, que da la sensación de modificarte hasta la forma de hablar. Pero nada más lejos de ello; soy maestra de inglés y no he tenido problema en dar clases en este idioma y en español a mis alumnos, ni ellos tampoco en entenderme al hablar con el RFA puesto.

Llevo ya más de un año con el tratamiento y puedo decir que ahora me siento a gusto con mi boca.

El dolor ha remitido bastante, se presenta ya muy esporádicamente. Cuando me encuentro nerviosa o tensa, pero es ponerme el RFA y remite enseguida.

Ahora ya me lo quito algunos ratos del día, aunque sigo llevándolo por las noches y seguiré haciéndolo, porque no aprieto la mandíbula con él puesto.

A parte, el tratamiento incluye una serie de ejercicios para aprender a respirar por la nariz, para colocar la lengua en su sitio y sobre todo ser consciente de tu postura corporal… Todo esto, en su conjunto, complementa al RFA y ayuda a que la boca y el resto del cuerpo estén más armoniosos y no haya un dolor innecesario. Ya que todo funciona correctamente.

Agradezco muchísimo haber acudido a un profesional como Pedro, porque trata el problema de una forma holística, buscando más allá del remedio habitual de cabecera. O sea mirando solo los dientes.

Aún pienso que si hubiera hecho caso a mi dentista habitual, ahora tendría los dientes colocados de otra manera, pero el dolor del trigémino seguiría presente.

Call Now Button