¿Que son los ALPH?

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

Son unos pequeños estímulos que situados en la boca producen un efecto que podemos llamarlos de Ortodoncia Propioceptiva. Por ello a esta terapéutica que se utiliza para mejorar a los pacientes con trastornos Perceptivos podemos catalogarla de ortodoncia.

Con los ALPH tratamos problemas que se manifiestan muchas veces en cuadros de Dislexia.

Todos los pacientes Disléxicos padecen de un cuadro de deficiencia postural y por lo tanto además, suelen presentar dolor en muchas partes de su organismo desde cefaleas, cervicalgias, mialgias erráticas, trastornos del sueño, déficit de atención…

El nervio trigémino juega un papel primordial en la integración de toda la información propioceptiva

Tratan un problema de integración propioceptiva o sea de la información de todos nuestros sensores de postura desde ojos, oídos, pies, sensaciones del estado de la musculatura y del todo el sistema osteoarticular, piel, vísceras internas y por supuesto de la boca. Y es desde la boca donde también lo tratamos puesto que el nervio trigémino, nervio principal de la boca, integra la información de todos los elementos citados con anterioridad. Es el nexo de unión o el “maestro de orquesta” de toda la sinfonía o integración de nuestro sentidos.

La mayoría de la información de la boca que recibe el cerebro es de naturaleza táctil. Podríamos decir que la boca es todo tacto.

Los mecanoreceptores las mucosas y del ligamento periodontal responden a estímulos muy sutiles. De ahí que funcionen los alphs.

Para explicar que son los ALPH comentamos su funcionamiento

La terapéutica llamada ALPH, consiste en producir “micro estímulos” a nivel de la boca, similares a los que se producen con las plantillas propioceptivas en los pies.

Estas excitaciones son captadas por las terminaciones sensitivas orales, en especial del nervio trigémino y del facial. De esa manera y mediante un protocolo muy estudiado por el Dr. Alfredo Marino y el Dr. Patrick Quercia se equilibra todo el tono de la musculatura corporal a través del Sistema Propioceptivo.

El control de la eficacia se efectúa mediante el test de Maddox, con el que se aprecia el tono de los músculos oculares a través del nervio trigémino modificado por los ALPH.

Con este sistema se llegan a ajustar “prismas posturales” que en óptica los consideran de baja potencia y a veces se complementan de “plantillas posturales” si el caso lo requiere.

Nuestra consulta es pionera en este protocolo de tratamiento, por su dedicación a la Kinesiología y posturología (ver más). Comenzamos con el curso teórico práctico de Síndrome de dispercepción oral, de aplicación en niños con dislexia, Vigo 2012-3. Dictado por Dr. Alfredo Marino y el Dr. Patrick Quercia coautores del Libro “Trastornos Perceptivos y Dislexia”, primera edición, Paris 2010.

Hemos participado de las novedades de su segundo libro que ya ha aparecido en Francia y pronto lo hará en italiano y español. En él se simplifica y se hace más eficaz el tratamiento de los síndromes de dispercepción a través de la boca, ojos y pies según las indicaciones apreciadas en la exploración del paciente. Según su tono postural, la integración de reflejos posturales y el ajuste fino mediante el sentido de la visión y audición.

De nuevo estamos perfeccionando y ampliando conocimientos para poder actuar sobre los captores de ojos y pies. Así mejoramos en su aplicación con técnicas de integración de reflejos a nivel de nuca, ojos y mandíbula durante 2017.

Y mejoramos la asistencia para nuestros pacientes a nivel postural. Con métodos naturales o biológicos que integran a toda la integridad del paciente mejorando su salud de manera muy efectiva.

Call Now Button